“Religión en la escuela”

clase-de-religic3b3n

Esta sección pretende exponer las razones positivas de porque la asignatura de Religión Católica se ha de ofertar en la escuela pública, junto a otras materias que favorecen la formación integral del alumno; partiendo del derecho, recogido en el artículo 27.3 de la Constitución,  que garantiza “El derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones”

RAZONES POSITIVAS PARA LA ASIGNATURA DE RELIGIÓN EN LA ESCUELA PÚBLICA

El currículo del área de Religión es una síntesis básica y global del mensaje cristiano, adecuada a la edad del alumno, a las exigencias epistemológicas de la materia y las expresiones culturales del entorno. Aporta una dimensión humanizadora, ya que constituye una ayuda eficaz en la maduración de la personalidad integral del alumno; aporta también una dimensión cultural e histórica, dado que el patrimonio cultural e histórico de gran parte de la sociedad está  vertebrado por contenido religioso.

En la clase de Religión se parte de la experiencia del alumno; que le ayuda a reflexionar sobre diversas situaciones de índole personal, familiar y social, de modo que esas experiencias le sirvan de punto de partida para alcanzar una mejor comprensión del mensaje cristiano. También se fomenta la creatividad, la participación, el trabajo personal y en grupo; ya que la formación religiosa no sólo debe ofrecer un conocimiento riguroso de la religión, sino que también ha de servir de ayuda a los alumnos para la elaboración de juicios personales y para expresar de modo personal y libre su visión cristiana de la vida. Se valora especialmente la interdisciplinariedad con otras asignaturas, en especial Historia, Arte, Etica y Filosofía…, procurando que el alumno entre en contacto con la cultura concreta, en un diálogo abierto, crítico y respetuoso con los otros campos del saber.

Por último, la asignatura de Religión  contribuye significativamente a una formación en valores desde una educación: moral y cívica; medioambiental y ecológica; para la paz; para la salud; y para un consumo responsable.

EDUCACIÓN EN VALORES Y RELIGION

“Lo que determina el futuro de un país no son las personas, sino dónde ponen el corazón”

          Un profesor de Religión da su primera clase a alumnos de Secundaria. En la pizarra, la palabra “futuro” tachada, junto a “recortes” o “libertad”. Lucas (Javier, en la vida real), se dirige a los chicos con una manzana en la mano. “Depende de vosotros estar siempre colgados de un árbol, o lanzaros y ser útiles para vuestra sociedad.Lo que determina el futuro de un país no son las personas, sino dónde ponen el corazón esas personas“. Así arranca la campaña “Un asignatura apasionante“, que busca fomentar la participación de alumnos en la clase de Religión.

          El vídeo de la Conferencia Episcopal dura cuatro minutos, y en el mismo se pone hincapié en que la clase de Religión es “necesaria para la formación completa de los alumnos”. “Nos da claves para entender la crisis, la música, el arte...”.

 La primera reacción es la apatía

          Javier es profesor de Religión y Filosofía en la vida real. “La primera reacción de los alumnos es la apatía. Al principio, vienen con prejuicios, creen que sólo vamos a rezar el Rosario y cosas de esas. Después, están deseando hablar del amor, de la muerte, del sufrimiento… de cosas que no pueden debatir en otras asignatura. Suelen ser clases muy apasionantes“.

Contenidos

Contenidos

Razones para NO cursar la asignatura de Religión

imagen_687vcv

Aquí tenéis, Padres, alumn@s y profesores, 5 razones, expuestas con una cierta y sana ironía, por las que un adolescente o joven de nuestros institutos no debe elegir la clase de religión en la escuela. Aunque probablemente al terminar de leer el artículo, quizás vuestras conclusiones sean otras…

1. Como el problema de encontrar un sentido a la aventura de vivir parece demasiado grueso, lo mejor que podemos hacer es no enfrentarlo de momento, ni clarificar las opciones, ni formarnos para el ejercicio de la libre conciencia frente a las preguntas fundamentales. Total, lo que se impone es ir tirando con lo que la vida nos vaya dando, y no liarnos más.

2. Hemos llegado a la conclusión que se puede comprender cabalmente la cultura y la historia europea sin conocer sus raíces cristianas. El gótico, los temas de la pintura del renacimiento,  las grandes obras de la literatura o del pensamiento, los podemos entender perfectamente sin conocer la tradición cristiana, ni leer la Biblia ¡Faltaría más!

3. Para el logro de una sana convivencia ciudadana, en un clima de respeto y tolerancia frente a la diversidad del mundo globalizado, lo mejor que podemos hacer es pasar sin más de lo religioso, desconocerlo, silenciarlo, obviarlo, actuar como si no existiera. No se necesita conocer el cristianismo y las demás tradiciones religiosas para ser una persona tolerante y abierta, en diálogo con la cultura y las cuestiones de hoy.

4. Para reflexionar sobre los problemas básicos de la ética, tanto a nivel individual como social, no se necesita conocer la visión cristiana, y su fundamentación, ante determinados temas. En realidad, aunque las opciones religiosas de las personas tienen consecuencias en el plano de la vida moral, no requerimos conocer las razones que les asisten, desde la perspectiva de su fe, para formarnos un juicio crítico sobre lo que realmente piensan los creyentes.

5. Hemos llegado a la conclusión que estudiar el hecho religioso, y el hecho religioso cristiano, no es relevante para la formación integral del individuo. Lo educativo debería limitarse a las asignaturas instrumentales, o a aquellas materias que ofrecen un conocimiento racional, objetivo, y comprobable, según el modelo de las ciencias naturales. Dado que la Religión, junto con otras disciplinas de las humanidades, no se someten a este esquema, lo mejor es, sencillamente, no estudiarlas, y san se acabó.

Si después de haber leído esta reflexión, te das cuenta que no estás de acuerdo con lo dicho, que no quieres posponer una reflexión seria sobre el sentido y el significado de la vida; que si pretendo comprender la cultura europea, necesito conocer sus raíces cristianas; que conocer las diversas religiones es un factor importante para el logro de la convivencia social; que lo religioso está vinculado a la ética, y que si se quiere juzgar a los creyentes, lo menos que se puede hacer es saber lo que realmente piensan, más allá de los tópicos que día y noche repiten ciertos medios de comunicación social; y si finalmente estimo que la Religión forma parte de la formación integral que la escuela debe ofrecer a los ciudadanos y ciudadanas para que sean plenamente competentes en el mundo de hoy, está claro, tu opción es elegir y cursar la enseñanza escolar de Religión.

Y tú, amigo lector, ¿Agregarías alguna razón más para no cursar la asignatura de Religión?

Articulo publicado por Marcelo Martín en su blog

www.portantos.es Web sobre la labor de la Iglesia en números

http://www.portantos.es
Web sobre la labor de la Iglesia en números

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s