“El atrio de los gentiles”

¿Qué es el atrio de los gentiles?

En el año 20-19aC, el rey Herodes inició grandes obras de renovación y casi de reconstrucción del templo de Jerusalén, el segundo templo que había sido construido después del exilio. Además de las áreas reservadas a los miembros del pueblo de Israel (hombres, mujeres, sacerdotes), en dicho templo había un espacio en el que todo el mundo podía entrar: judíos y no judíos, circuncidados y no circuncidados, miembros y no miembros del pueblo elegido, personas entendidas en la Ley y personas no entendidas. En ese espacio se reunían rabinos y maestros de la ley dispuestos a escuchar las preguntas de la gente sobre Dios y a contestarlas mediante un intercambio respetuoso y compasivo. Este era el atrio de los gentiles o paganos, en latín el atrium gentium, un espacio que todo el mundo podía recorrer y permanecer  sin distinción de cultura, lengua o confesión religiosa. Era un lugar de encuentro y diversidad.

De este lugar viene la inspiración para esta iniciativa del Pontificio Consejo de la Cultura y del Arzobispado de Barcelona: «el Atrio de los gentiles». Este es un lugar de encuentro y de diálogo, un espacio de expresión para quienes no creen y para los que se hacen preguntas sobre su fe; una ventana abierta al mundo, a la cultura contemporánea y a las voces que en estos ámbitos resuenan.

20120321_0658Temple_Jerusalen[1]

El atrio, un lugar de encuentro y de diversidad

El término «gentiles / paganos» pide un esfuerzo de reflexión preliminar. Si en el ámbito judío se refería a los gentiles, los no circuncidados, actualmente la identidad de los invitados a este «Atrio» pide algunas aclaraciones.

El término latino gens, de donde proviene el término castellano «gentil» remite a la idea de nación extranjera en contraste con el pueblo romano, el populus romanus. «Gentil» o «pagano» es la traducción del hebreo goi / goyim, que se encuentra 561 veces en el Antiguo Testamento, y del griego ethnos / ethne, que aparece no menos de 162 veces en el Nuevo Testamento.

Así pues, en el transcurso de la historia de la alianza de Dios, incluso los que parecían ser excluidos, los extranjeros (gentiles, paganos) eran objeto de una preocupación y se les tomaba en mucha consideración. Ahora se ha abierto un espacio concreto: todos son convocados; su voz viene a unir-se a otras voces, que van en busca del Dios desconocido.

Discurso fundador Papa emérito Benedicto XVI

Discurso fundador Papa emérito Benedicto XVI

Programa "El Atrio de los Gentiles"

Programa “El Atrio de los Gentiles”

El muro de las lamentaciones en directo

El muro de las lamentaciones en directo

Arte y Religión

Arte y Religión

Cine y Religión

Cine y Religión

Literatura y Religión

Literatura y Religión

Música y Religión

Música y Religión

"Ciencia y Religión"

Ciencia y Religión

dineroreligion

Economía solidaria y Religión

Anuncios

3 comentarios el ““El atrio de los gentiles”

  1. Me parece una buena visita ya que se puede observar el arte tan colorido y apasionado lleno de valores religiosos representados en las obras además de la gran estructura de la basílica donde se puede observar la gran construcción y belleza además de los distintos adornos que contiene.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s